mayo 31, 2016

Los nuestros



A veces creo ser un hombre diferente a los que miro
y mientras más cerca de la hoguera más el frío. 
Nunca el fino resplandor en las pupilas aparece,
como en troncos huecos una planta que florece.
Me urge rechazar la rutina amante de esta vida,
a la inerte realidad sin loción para una herida.

Algunas veces canto con la voz tan desgarrada,
su ácido es el vidrio de una fe desvencijada.
El tiempo es aire con sudores de los seres “más sociales”:
los míseros espejos sometidos a rituales.
Me urge ignorar toda doctrina inconsistente,
el balde colectivo de la fuente donde no quiero tomar.
Tengo derechos de andar solo, por parajes donde troncos
tienen una flor abandonada, sin ningún amigo que la quiera visitar.

A veces creo ser un hombre diferente a los que miro
y mientras más cerca de la hoguera más el frío.
Estamos condenados a parecernos a los nuestros,
por eso es que tan vivos muchos nos sentimos muertos.

Siempre muertos. 


mayo 23, 2016

Encuentro de solitarios (+FOTOS)


Soy de memoria estrujada, y este mayo intenso no lo merece. Ha sido un mes de encuentros, ímpetus y hallazgos, demasiado febril como para poder relatarlo en cortas líneas y con este léxico de aprendiz. Debería ser Cortázar, Onelio o Heras León; debería entrenar la retentiva; deberían ustedes poder hurgar en esta cabeza y en las venas que llevan al corazón la vida. 
Fue día martiano, para hablar de las madres (“que son especiales todas”), del Che y Argentina, de Marta Valdés y la música; día para soñar la tierra “con todos y para el bien de todos”. Un grupo de solitarios quiso mirar a los ojos de Silvio (Rodríguez) y ese fue el pretexto para lo demás.
Ya sabemos que El Trovador es un hombre humilde, como los grandes, que comparte su asiento con los amigos, que habla apasionado de los inmortales y se esfuerza por recordarlo todo, porque lo quiere compartir. Tal vez por eso (también) engendra canciones, y hace seis años existe Segunda Cita cómplice de lo humano y justo.
Rodeados de libros, dibujos, música y pensamiento, se nos fueron tres horas; tiempo insuficiente para desnudar el enigma de una especie solitaria, que se refugia en este universo de la Internet.
Y otra vez esta memoria ruin me priva de compartir ideas concretas, es una sensación inusitada: aprendí mucho este día en esas horas que valen la energía de una generación, pero no puedo comunicarlo todo, no ahora. Presiento que a mis hijos alguna vez antes de dormir les recitaré los detalles, es posible que me crean loco, ebrio de orgullo o me admiren por eso inmerecidamente, pero a ellos les deberé la eternidad de los hechos, porque la historia aunque seamos sus protagonistas (ya lo dijo Silvio) no nos pertenece. 

mayo 22, 2016

Respondiedo al colega Rey Montalvo sobre Cubadisco, las disquras y el mercado cubano

Por Yolo Bonilla (trovador cubano)

Saludos Rey. Me complace mucho tu artículo, aunque creo que trata varios temas diferentes que no están conectados sino por la cubanidad. Al menos como lo entiendo desde mi experiencia. No se puede comprender ningún proceso cubano sin entrar en el funcionamiento del país.

mayo 19, 2016

Las luces y las sombras



Esta mañana con solo cuatro horas de sueño encima, salí guitarra en ristre a cumplir un encargo. Fui llamado a participar en la graduación de un curso del adulto mayor. Reunidos en una pequeña sala del Hogar de Ancianos “Mario Muñoz”, no más de veinte jóvenes entre 70 y 90 años esperaban recibir un diploma firmado por altos docentes de la Universidad de Matanzas.
“Soy el trovador”; y una señora alta de risa extendida me acomodó en una banqueta algo lejos del auditorio. “Primero tenemos que hacer el resumen”, dijo y me contrarió la idea de esperar.
Desde donde estaba podía escuchar el preámbulo de los maestros. “¿Para qué me habrán mandado a buscar tan temprano?”, pensé. 

mayo 16, 2016

Festival Cuba¿disco?




No soy crítico de arte ni de nada, solo utilizo esta plataforma para compartir criterios muy personales con los que, obviamente, se puede disentir.
Entiendo que los organizadores de cualquier evento dejan piel y espíritu para lograr un producto final completo; detrás de sucesos, engañosamente sencillos, existe un equipo de personas que sacrifica el sueño para llegar extenuado, pero feliz, a los días esenciales de su trabajo. La crítica es tantas veces injusta cuando se emite desconociendo el esfuerzo de esos responsables, sin advertir que son los primeros en delirar la perfección.
No dudo, por tanto, que los hacedores del Festival Cubadisco trabajen por un admirable evento, pero desde hace años cargan con un lastre. Es habitual la pregunta de los melómanos: “¿dónde están los CDs de algunos nominados?”.

mayo 06, 2016

El nombre de los inmortales



A muchos genios la vida se les ofrece demasiado corta, pienso en el Wichy y en Santi, que nacieron para violar estigmas sociales, para revolucionar el mundo, y se fueron demasiado pronto dejando en el aire cosas por convertir en poemas o novelas o canciones, esencias invisibles para los otros.
Con el momento triste en que descubres su ausencia física también recuerdas que existe el tiempo, “el implacable”.
Con Bladimir Zamora en los Estudios Areito de la EGREM
En mayo de 2012; cuando yo era más joven, sin casi barba y con el pelo largo; estuve por varias horas sentado junto a un hombre grande de tamaño y espíritu, uno de esos a los que llamamos enciclopedias andantes y genios. Entonces lo conocí mejor (por nombre nunca fue ajeno), me llenó la cabeza de preguntas inteligentes para fecundar una entrevista bien lograda y (acaso sería redundar) exigente para con el interrogado.
Bladimir Zamora, como Luis Rogelio y Santiago, iba por la vida al máximo, sin parar de pensar y hacer, con la lengua afilada para decir su verdad. Era de mirar a los ojos si la conversación le interesaba, de lo contrario se entretenía en otra cosa mejor. Era de interrumpir a los otros si creía necesaria una enmienda, era un hombre de carne y hueso con una visible pasión a la bebida y a la buena música. Era un trovador sin guitarra; un sobreviviente de los rituales falsos y las normas autócratas; un personaje novelesco de Cortázar, un guerrillero de la palabra, un intelectual poco ortodoxo y, quizás por eso, sincero.   
No seré un enemigo más de la muerte, estos locos siempre la burlan, en este mismo instante están reunidos en algún sitio, Wichy, Santi y El Blado, burlándose de ser inmortales. 




mayo 01, 2016

Otra vez Romerías



Las Romerías de Mayo son un evento anual que organiza la Asociación Hermanos Saiz (AHS) en Holguín. Esta organización que reúne a algunos artistas cubanos menores de 35 años de edad, potencia tal fiesta cultural como una de las más importantes del año. Estaré allí por segunda vez consecutiva, ahora por la invitación de un hermano músico, esperando que la segunda vuelta sea mejor. Allá vamos, dispuesto a cantar. 

 Articulos relacionados con la pasada edición:

  1. Romerías de mayo: trovadores VIP y otros 

  2. No quiero un país de VIP