abril 20, 2016

Ana Belén Montes. El espionaje, la ética y el deber.



“Espero que Estados Unidos desarrolle una política con Cuba fundamentada en el amor al vecino, una política que reconozca que Cuba, como cualquier otra nación, quiere ser tratada con dignidad y no con desprecio.”
Esto no lo dijo Obama, aunque ahora se presenta como el máximo defensor de la equivalencia entre los países; no es una frase desenvainada de la historia norteamericana, que siempre ha tenido líderes inconsecuentes entre actos y discursos; esto lo dijo una mujer y a muchos les pareció extraño.
Ella fue una gran agente de los Estados Unidos, trabajó para la DIA y el Pentágono, se codeaba con los analistas de la CIA y la Casa Blanca, era miembro del secreto “grupo de trabajo inter-agencias sobre Cuba”; pero más que todo, Ana Belén Montes respiraba como los buenos seres humanos, los justos, los mortales, a los que misteriosamente llamamos héroes por creerlos perfectos.
Ana Belén Montes no quiere ser heroína, es demasiado humilde; no quiere que pidan por su libertad, asume la culpa de no cumplir las órdenes improcedentes de su gobierno. Ayudó a Cuba porque pensó que era lo correcto, y no se arrepiente. En el juicio (hace 15 años) donde la llamaron traidora, dijo:
“Todo el Mundo es un solo país (…) Este principio implica tolerancia y entendimiento para las diferentes formas de actuar de los otros. Él establece que nosotros tratemos a otras naciones en la forma en que deseamos ser tratados, con respeto y consideración. Es un principio que, desgraciadamente, yo considero, nunca hemos aplicado a Cuba.”
Muchos pedimos por la libertad de Ana Belén Montes, que no cumplió con su deber resueltamente como los seres pobres de espíritu; actuó según la frase de un puertorriqueño como ella (Pablo de la Torriente Brau): “el deber termina donde empieza la arbitrariedad de la ley”.

8 comentarios:

  1. Bueno el artículo y excelente el vínculo de dos puertorriqueñ@s internacionalistas y heroic@s con Cuba.
    Abrazos.
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando conocí la historia de Ana Belén Montes, lo primero que me vino a la cabeza fue la frase de Pablo. Dice Cortázar que las casualidades no existen, que los dos sean puertorriqueños es una luz.

      Eliminar
  2. Que se levanten las voces, más voces, por esta mujer humilde!
    Suscribo!! Libertad para Ana Belén Montes

    ResponderEliminar
  3. Buen artículo sintético y centrado en lo que es Ana, por algo sus carceleros quieren mitigar el hecho ético, sumirla en el silencio, pero no podrán,la verdad tiene alas de condor. Un saludos
    Amaury
    no olvides la peña del bar pichardo

    ResponderEliminar
  4. Y ustedes no se preguntan, ¿Por qué el gobierno lucho tanto por la liberación de los cinco y no dice ni una palabra por Ana, siendo el trabajo realizado por ella de mayor importancia estratégica?

    ResponderEliminar