febrero 25, 2016

La Feria de los dinosaurios


Por sugerencia de una amiga salí a buscar 1984 en la fortaleza San Carlos de la Cabaña, sede principal de la Feria Internacional del Libro de La Habana; pero la polémica novela de Oswell se agotó demasiado rápido y no alcancé a descubrir, en ese entonces, la relación de Winston y su pánico a las ratas, con el Gran Hermano.
Un hombre me gritó: “Compra el libro más vendido de la Feria, regálate los rompecabezas de dinosaurios”. Lo vi de lejos en las mesas y luego en muchos bolsos, sentí una ligera angustia.
La Feria del Libro en La Habana (Foto de Centro Pablo noticias)

Caminé desorientado entre pregones y olores (no a libro, sino a comida); estaba medio aturdido por la música alta y divergente al contexto literario. Después de una búsqueda exhaustiva, encontré una biografía de Neruda a solo tres pesos en moneda nacional (que agradecí asombrado), un ejemplar de Infidente, premio de novela Alejo Carpentier 2015, y algunos textos de cocina para cultivar pasiones.
Siempre aplaudo el asequible precio de muchos libros, mayormente en plataformas cubanas, la oportunidad exquisita de conocer autores y la presencia de diversas editoriales lo cual, también, garantiza variedad.
Si no salí en paz del lugar no fue tanto por la ausencia de Elpidio Valdés para los niños, porque las Barbies, Mickey Mouse y Winnie Pooh son sustitutos remotos (infelizmente), que además se alzan como símbolos en todas las atracciones; no fueron los afiches de Leo Messi y Cristiano Ronaldo por todas partes como escritores valiosos, y muchos jóvenes sin conocer el rostro de Nicolás Guillén, ni su merecida condición de Poeta Nacional; no fue la ubicación desprolija de las editoriales, donde a un patrimonio como Vigía la rodeaban camisetas del Fútbol Club Barcelona; tuvo que ver (sintiéndolo como un todo) con el peligroso vaho del consumismo neoliberal, los alaridos de los mercaderes para ofertar sus libros sin letras, cotizados por niños y adultos con una posición económica alta.
Me decepcionó la falta de Galeano y Benedetti (uruguayos, por demás) en los estantes; la abundancia de textos caros mientras más ligeros; el rostro de algunos, que como yo, no encontraron la dignidad que fuimos a buscar en la Feria.
¿Merecen los autores, después de tanto proceso creativo, no poder presentar su libro con comodidad por el ruido de varios cantos a la vez? ¿Merecen las instituciones cultivadoras del buen arte, después de muchos meses de preparación, que el efectismo mercantil estigmatice el evento? ¿Merecen los lectores serios sentirse desplazados de su propia casa?
Está en peligro la identidad cultural, la supervivencia del buen gusto, la perdurabilidad del evento como una plataforma mística y no como una feria de culto a la gastronomía musical, los trampolines para niños y la farándula deportiva. Existe el riesgo de olvidar autores propios y perder los símbolos de nuestra literatura. No quiero vivir un futuro de alienación y desmemoria.
Al final le pedí prestado a mi amiga aquel libro que buscaba, me cautivó la trama y no pude desprenderme de él hasta el final. Me identifiqué con el personaje, porque también temo demasiado a las ratas; no obstante, descubrí que no era mi mayor miedo. Profundamente me hace temblar la idea de escuchar, otra vez, que lo más vendido de la Feria Internacional del Libro son rompecabezas de dinosaurios.

20 comentarios:

  1. REy: no podía decirse mejor!! tuve un anticipo con el post que compartió Silvio de Victor en Segunda Cita. Da escalofrío leerte a vos con esa descripción de lo que fue y lo que no fue la Feria del Libro.
    Ojalá con estas voces logren revivirla con el espíritu que se gestó..

    ResponderEliminar
  2. REy: no podía decirse mejor!! tuve un anticipo con el post que compartió Silvio de Victor en Segunda Cita. Da escalofrío leerte a vos con esa descripción de lo que fue y lo que no fue la Feria del Libro.
    Ojalá con estas voces logren revivirla con el espíritu que se gestó..

    ResponderEliminar
  3. Uf! Rey, ¡pensé que hablabas de la Feria del Libro de Buenos Aires! a la que no acudo desde hace años justamente por los espejitos de colores que cuelgan de todos lados para opacar a la verdadera estrella de cualquier feria del libro: el libro.
    ¡A luchar! ¡A denunciar! y a boicotear cualquier intento de convertir un espacio cultural en un espacio comercial.
    ¡Suerte en el intento!

    ResponderEliminar
  4. Uf! Rey, ¡pensé que hablabas de la Feria del Libro de Buenos Aires! a la que no acudo desde hace años justamente por los espejitos de colores que cuelgan de todos lados para opacar a la verdadera estrella de cualquier feria del libro: el libro.
    ¡A luchar! ¡A denunciar! y a boicotear cualquier intento de convertir un espacio cultural en un espacio comercial.
    ¡Suerte en el intento!

    ResponderEliminar
  5. Es una alerta, un bombillo rojo que no admite justificaciones, los organizadores deberán replantearse el objetivo escensial de esta gran fiesta de la literatura, que es la Feria. Siempre fuimos precursores de eso...
    Está prohibido olvidar!!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por hacer una descripción tan atinada de lo que fue el evento. Da la casualidad que en esta ocasión y por única vez, tuve a alguien que estaba en La Habana e iba a visitar la feria y se puso a mi disposición para buscar algunos de mis preferidos. La persona fue y me dice: "Nada del otro mundo . No encuentro nada de tus gustos. Me dijo, no está esplendorosa la feria como pensé".
    Me lleno de tristeza pues siempre tuve el orgullo de que la misma, era algo muy logrado.
    Quiero decir que desde lejos supe que no fue lucida como otros años, para pesar mío pues era el único que puso la suerte en mis manos.

    Espero que con las opiniones certeras hechas por personas tan serias y conocedoras, como los que han escrito sobre esto, el próximo año sea un éxito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por hacer una descripción tan atinada de lo que fue el evento. Da la casualidad que en esta ocasión y por única vez, tuve a alguien que estaba en La Habana e iba a visitar la feria y se puso a mi disposición para buscar algunos de mis preferidos. La persona fue y me dice: "Nada del otro mundo . No encuentro nada de tus gustos. Me dijo, no está esplendorosa la feria como pensé".
    Me lleno de tristeza pues siempre tuve el orgullo de que la misma, era algo muy logrado.
    Quiero decir que desde lejos supe que no fue lucida como otros años, para pesar mío pues era el único que puso la suerte en mis manos.

    Espero que con las opiniones certeras hechas por personas tan serias y conocedoras, como los que han escrito sobre esto, el próximo año sea un éxito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peligroso de todo es que muchas personas serias (que incluso organizan el evento) no tienen decisión sobre lo que se incluye en la Feria o no. Muchos decisores son fantasmas, y cuando aparecen las críticas todos están a favor, pero nadie identifica el responsable. ¿Quién permite la venta de productos que no tienen nada que ver con la literatura? ¿Quién es el comprometido de que la música alta no entorpezca las presentaciones de libros? ¿Quién organiza los puntos de venta de las editoriales? ¿Quién permite los textos frívolos y a elevados precios? ¿Quién autoriza a los vendedores de comida a estar junto a los estantes? ¿Quién controla a los que alquilan aparatos para niños y potencian el gusto a los animados extranjeros y no cubanos?
      Mientras no se identifiquen los espectros, a largo plazo, el escenario impropio volverá.

      Eliminar
  8. No me entusiasma escribir estas cosas, pero es con el deseo de que la decepción no se repita. Gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar
  9. Lo peligroso de todo es que muchas personas serias (que incluso organizan el evento) no tienen decisión sobre lo que se incluye en la Feria o no. Muchos decisores son fantasmas, y cuando aparecen las críticas todos están a favor, pero nadie identifica el responsable. ¿Quién permite la venta de productos que no tienen nada que ver con la literatura? ¿Quién es el comprometido de que la música alta no entorpezca las presentaciones de libros? ¿Quién organiza los puntos de venta de las editoriales? ¿Quién permite los textos frívolos y a elevados precios? ¿Quién autoriza a los vendedores de comida a estar junto a los estantes? ¿Quién controla a los que alquilan aparatos para niños y potencian el gusto a los animados extranjeros y no cubanos?
    Mientras no se identifiquen los espectros, a largo plazo, el escenario impropio volverá.

    ResponderEliminar
  10. Perfectamente descrito! Por ese mismo disgusto hace años dejé de ir a la Feria del Libro de La Habana. Me asquea profundamente lo que allí se vivencia. El evento pareciera condensar en unas semanas el triste camino que lleva la muy anhelada y mal conducida "masificación de la cultura".

    ResponderEliminar
  11. Rey por segunda vez, casi de casualidad o causalidad no se, accedo a tu blog y vuelvo a quedar impresionada con tu verbo, y ahora si voy a comentar porque sufro de esos mismos temores, porque lo veo a diario en quienes me rodean, la banalidad se ha apoderado de nosotros y no discrimina profesión, status y lo peor esta siendo aupada y fomentada por instituciones que debían ser guardianes feroces de nuestra identidad.. tengo tus mismos miedos y no puedo evitar, a pesar se ser rabiosamente optimista, sentir que estamos hipotecando el futuro de la patria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, siempre bienvenida. Gracias por el comentario. Todavía, amén del ruido, yo también me aferro al optimismo.

      Eliminar
  12. Perfectamente descrito! Por ese mismo disgusto hace años dejé de ir a la Feria del Libro de La Habana. Me asquea profundamente lo que allí se vivencia. El evento pareciera condensar en unas semanas el triste camino que lleva la muy anhelada y mal conducida "masificación de la cultura".

    ResponderEliminar
  13. Perfectamente descrito! Por ese mismo disgusto hace años dejé de ir a la Feria del Libro de La Habana. Me asquea profundamente lo que allí se vivencia. El evento pareciera condensar en unas semanas el triste camino que lleva la muy anhelada y mal conducida "masificación de la cultura".

    ResponderEliminar
  14. Perfectamente descrito! Por ese mismo disgusto hace años dejé de ir a la Feria del Libro de La Habana. Me asquea profundamente lo que allí se vivencia. El evento pareciera condensar en unas semanas el triste camino que lleva la muy anhelada y mal conducida "masificación de la cultura".

    ResponderEliminar
  15. Les comparto un artículo relacionado, pero con otro matiz. Una feria difícil http://www.granma.cu/25-feria-internacional-del-libro/2016-02-29/una-feria-dificil-29-02-2016-21-02-27

    ResponderEliminar
  16. No habia entrado ni conocia tu blog, me ha encantado hacerlo y leer como alguien tan joven puede describir algo tan terrible. Creo que se han levantado varias voces y espero que todas las preguntas puedan ser contestadas, que el máximo responsable, el Ministro de Cultura (si pongo Mnisterio de Cultura, se diluye y todos dicen que no fue nadie), pueda buscar y aclarar quienes de sus subordinados cometieron tales crímenes contra la cultura cubana.

    ResponderEliminar
  17. Oye no conocía este blog, me ha gustado mucho. y este artículo está bestial. algo muy atinado y necesario en estos tiempos son crtíticas como esta. que la feria cambie a como debe ser.

    ResponderEliminar