julio 23, 2015

Ruta Sur (III) Mendoza - Sal en la miel de abeja

Llegamos a la Casa Colmena. Al principio, pensé estar en el desaparecido espacio de la Trova en Matanzas; el público se sentó en el suelo para escuchar la propuesta. Una joven trovadora mendocina hizo de anfitriona e intercalamos nuestra poesía con sus chacareras. Pudo rendir más la noche, pero a alguien se le ocurrió preguntar sobre nuestra ideología, y sobre la libertad de expresión en Cuba. Las pasiones son muy fuertes en este país, como en el nuestro. Quedarnos callados no fue la opción que nos vino a la mente. Yordan y yo hablábamos casi al unísono, y más de una vez, estalló la palabra Patria. Las canciones a partir de ahí fueron también parte de las respuestas. Ya no me parecía estar en una Casa de la Trova, sino en una reunión del Comité de Base de la Juventud o de la Federación Estudiantil Universitaria. Bienvenidas, no obstante, las noches así; forman parte del saboreado riesgo de ser cubano en otro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario