noviembre 19, 2013

Un artista - subalterno

Aquel que se acuesta a las 3 de la madrugada repasando acordes en la guitarra e intervalos de 2da o 5ta u otro, o escribe versos, o dibuja en lienzo o papel, no puede ser más que un artista. Es compatible, tal vez, con la profesión de investigador, promotor, incluso vendedor por cuenta propia (si necesita ganarse el pan para repasar su canto con la barriga llena). Aquel que aspira ser creador depende del talento, pero más del esfuerzo que dedique, desde la inconformidad, a superar lo anterior.
Nunca podrá un artista comportarse como un burócrata, son antónimos.
¡Cuidado dioses, ustedes existen porque existimos los mortales!

No hay comentarios:

Publicar un comentario