junio 16, 2012

Los nervios en la soledad narrativa

Minutos antes de defender mi Tesis 
11 y algo de la mañana del 13 de junio, dije “buenos días” y comencé a tartamudear como nunca. Las tarjetas de la exposición aparentemente bien acomodadas, volaron entre el auditorio, estaba solo frente a una multitud de sentimientos irradiados por los tremendos amigos y mi familia... dentro de una hora no sería estudiante de la Universidad de La Habana; sino un recién graduado, con felicitaciones del tribunal, orgullo y fervor incluido de la tutora, miles de lágrimas de mi madre, producto de una máxima evaluación otorgada a mi tesis de diploma titulada “Trovadores urgentes: su Representación Social de la Trova”.
Tuve más que decir, pero fui inocente medio taciturno en la defensa de aquella investigación, mi subconsciente no quería demostrar que podría ser un profesional competente. Ya estaba acostumbrado a que me llamaran “estudiante” y de golpe (así parece) el vicedecano docente de mi facultad (Filosofía e Historia) me sorprendió con su parabién: “Felicidades colega”.
Mi tutora, la MSc. Aymée Gross, y yo.
Trovador y sociólogo, y todavía me despierto enérgico...  

10 comentarios:

  1. Ah, mi niño-genio, como me hubiera gustado estar ahí!! tu tía esta llena de orgullo!!

    ResponderEliminar
  2. Niño: está bien.
    Genio: ni de casualidad
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  3. Felicidades, te ves hermoso en esas fotos. Seguro te vistió tu movia... jajajajjajaja... Un beso y deja la modestia... que tú eras medio sociólogo antes de entrar a la UH... con esa madre!!!!

    ResponderEliminar
  4. Rey,

    ¿Cómo podemos acceder a tu tesis???

    Entusiasmado,

    Camilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veremos Camilo, la subiré pronto. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Urgente mensaje para el trovador.te amo.

    ResponderEliminar
  6. Qué orgullo, hermano. No sabes la alegría que siento. Me hiciste recordar mi sustentación para optar por el grado de Comunicador social. Fue en el 2001 y mi monografía fue sobre un fenómeno, especialmente juvenil, que tiene que ver con el fútbol: las llamadas "Barras bravas". Titulé la monografía "Comandos azules, entre los imaginarios y las representaciones sociales". La investigación duró seis meses (me refiero al trabajo de campo), tiempo en el que estuve en esa tribuna con aquella barra recolectando información. Luego de ser aprobado el trabajo, me correspondió- como tú dices- defenderlo ante un jurado y varios estudiantes que asistieron. También me fue excelente, saqué la máxima nota y te juro que sentí la presencia de mamá quien, desafortunadamente, falleciera un año antes. Abrazo enore, señor sociólogo. Cómo me gustaría leer tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Caselo por el comentario. Que alegría saber que trabajaste la Teoría de las R.S. Serás un buen crítico con mi estudio, trataré de subirlo pronto. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Mensaje urgente para el trovador: Desde el 19 de enero de 1989. "TE AMO". miles de felicidades y un tanto más de besos.

    ResponderEliminar