abril 11, 2014

Una solución...

Mi opinión no es inmutable, apenas escribo aquí parte de lo que pienso (siempre nos quedan cosas por decir y pensar).
 
Es un fenómeno global: nosotros los mortales difundimos nuestra verdad individual como imperecedera y omnipresente; y ridiculizamos nuestro opuesto: la mentira del otro.
Decía un buen profesor de la Universidad de La Habana, que los seres humanos, como animales al fin, tienen como ley primordial en la vida la reproducción; lo demás es adyacente. Sin embargo, en un encuentro amistoso de palabras, resolvimos plantear que otra ley, como animales al fin, es asociarnos en manadas...
Entonces, para redondear las ideas, dicen que “el hombre” se distingue de los animales porque utiliza el cerebro; no obstante, después de tantos siglos de evolución, malgasta neuronas para controlar “la VERDAD” (aquella inmutable), y buscar secuaces.
Ahora me pregunto, ¿para qué necesitan tantas personas, no basta una pareja para actuar como reproductores de la especia?
Un consejo, también de mi profesor de Pensamiento Filosófico: eliminen los partidos políticos, respeten las diferencias de criterio, no manipulen la información en busca de crearse una manada amiga... en su lugar, efectúen más en el acto sexual. 

1 comentario:

  1. jajajaja hace poco conversaba con amigos de ese mismo tema y coincido en que el superobjetivo de la especie humana, como de todas las demás, es reproducirse. y que todo lo demás era adorno. tal como dices :-P lo malo es que algunos se cuelgan adornos muy costosos: dignidad, derechos, orgullo, megalomanía....las causas de lo más antinatural que hay: las guerras!
    ¡¡hagamos el amor!! (bahh, yo lo compro hecho, así el sexo es súuuper! :-P) jajajaja

    ResponderEliminar