septiembre 01, 2013

El inicio y final de todo

Regreso a la tierra: allá donde somos raíces y no frutales verdes queriendo madurar para que nos envidien los "pobres retoños".
Regreso a la tierra: porque puedo ver a través de un tronco sin que otros ojos espíen mi comportamiento.
Regreso a la tierra: el mejor lugar para dormitar, sin que los buitres molesten con sus ruidos desentonados (y algunos los creen necesarios)
Regreso cerca de los caminos sin terminar, para incorporarme al trabajo duro; junto al manantial más seco, porque también ambiciona compañía.
Y todo porque quiero ser más tierra (a veces tan pisoteada por los mortales que olvidaron su tiempo de polvos); así cuando despierte en vida, sea fruta deseada, manantial caudaloso, o el mismísimo cielo... existiré sin miedo a habitar, después de muerto, donde el “antes” y el “después”.  

2 comentarios: