marzo 31, 2012

"Cualquier suceso cabe dentro de la boca de la guitarra" (entrevista concedida al periodista Octavio Borges)

Reproduzco parte de una entrevista ofrecida al periodista de la Agencia de Información Nacional (AIN), Octavio Borges en septiembre del año 2011, previo a un concierto en la Casa del Alba Cultural en La Habana y a la presentación del cancionero Postal de Peces


  1. Acercamiento a la guitarra. Primeras composiciones.
Crecí en un ambiente favorecido por la buena música, en mi casa se escuchaba a Silvio, Pablo, Noel, Vicente..., además, mi papá en su juventud integró el trío Nueva Era, exponente de la trova en Matanzas en los años 80 del pasado siglo, y toca guitarra desde mucho antes yo nacer.
Estuve vinculado a grupos teatrales en Matanzas, y a programas radiales y televisivos siempre cantando y actuando.
En tercer grado ingresé a la escuela Vocacional de Arte de Matanzas en la especialidad de piano y continué hasta el cuarto grado que la abandoné por decisión propia. Pero nunca me interesó la guitarra como instrumento.
En la enseñanza media escribía cuentos, y soñaba con ser gran escritor.
Después de ingresar al Instituto Preuniversitario Vocacional “Carlos Marx” de Matanzas en el 2003, y por “impulso” juvenil, le pedí a mi papá una guitarra vieja que guardaba, para aprenderme algunas canciones e impresionar a mis compañeros. Resultó que nunca aprendí canción alguna, mientras repasaba acordes salteados que un amigo me había dibujado en papeles, se me ocurrían versos y los musicalizaba.
Primero fue una diversión individual que le fue interesando a mi otro padre (el segundo matrimonio de mi mamá), que escuchaba atento y se aprendía el pequeño repertorio de mis canciones.
Durante todo el preuniversitario estuve perfeccionándome en la guitarra durante horas de estudio individual, pero nunca la llevé conmigo fuera del dormitorio, y solo mis amigos más cercanos sabían que componía, además de mis padres.
En esa época aparecieron mis primeras canciones: cándidas y vírgenes de textos metafóricos.
En el Servicio Militar entonces, me convencieron para cantar en público y me hice de un pequeño club de admiradores en la unidad militar que repetían las canciones y me aplaudían con fidelidad. En aquel momento ocurrió el acercamiento a la guitarra que permanece: cuando nos percatamos que había varias personas que nos querían juntos porque pensaban que hacíamos un gran complemento, yo escribía y posicionaba las manos y ella me ayudaba a cantar.

  1. Presentaciones habituales
Después de ingresar a la Universidad, tuve la oportunidad de que varios músicos presenciaran mi obra, algunos se interesaron por ella, otros no (como siempre sucede), pero los espacios para cantar comenzaron a aparecer. Y entonces me hice un “joven trovador”.
Los que me conocían cada vez que me veían cerca de un espacio trovero, me llamaban y decían: “El joven trovador Reynaldo Montalvo de Matanzas, va cantar par de temas”.
Así compartí con Raúl Torres, William Vivanco, Erick Méndez, Fernando Becker, Juan Carlos Pérez, Mauricio Figueiral, y más; muchos de los cuales se hicieron mis amigos con el tiempo.
Comencé a ofrecer conciertos en ciudades de Matanzas, y a presentarme en peñas de La Habana.
Con el tiempo se me quedó el “Rey Montalvo”, que nació gracias a los que querían identificarme de mi papá; y fundé un proyecto de trova en Matanzas, ingresé en la AHS, compartí con Silvio Rodríguez en la expedición por las prisiones en su llegada a Matanzas, y coordiné un espacio para la Trova en la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana; además de presentaciones en el Pabellón Cuba, en el Patio de la EGREM, en el Centro Cultural Fresa y Chocolate, en el Centro Cultural Bertolt Brecht, la Casa del Alba y otros sitios.
Actualmente funciono como delegado del proyecto internacional “Canto de Todos” en la provincia de Matanzas, al que pertenecemos músicos y trovadores de toda Iberoamérica.
En el año 2010 fundé en la restaurada sede de la AHS en Matanzas, la peña Tres Trovadores y Punto, el primer viernes de cada mes, donde figuraron de invitados, entre otros, Vicente Feliú, Pepe Ordaz, Los Muñequitos de Matanzas, Raúl Torres, el Coro de Cámara de Matanzas, el dúo Lien y Rey, y Alejandro Gonzáles y Yerba Buena.
Esta peña celebra su primer aniversario en el mes de octubre de este año, con la presentación del cancionero “Postal de Peces” que reúne 25 de mis temas, con el prólogo de Vicente Feliú.

  1. Sobre las canciones
Cuando comencé a escribir canciones con 14 años, la idea central de la mayoría tenía que ver con la relación de pareja, es una edad para cantarle a una muchacha o imaginar que lo estás haciendo aunque te tiemblen los pies cuando la miras. Pero aún, tan adolescente, lo que escribía siempre fue consecuente con el contexto socio – político mundial. Recuerdo que una de mis primeras canciones, la armé con el poema “Cuatro paredes” de Antonio Guerrero, una canción que me gustaría rescatar a mi repertorio de hoy.
La carrera de sociólogo me ha enseñado a polemizar sobre el entorno socio – cultural y político de Cuba (sobre todo) y del resto del mundo. La trova tiene mucho de eso, forma parte de la esencia del trovador, ofrecer su punto de vista acerca de los problemas del mundo contemporáneo: la economía, los conflictos naturales y medioambientales, los retos del hombre para consigo mismo y su desarrollo moral, etc.
Cualquier suceso cabe dentro de la boca de la guitarra, el trovador debe convertirse en cronista de su época, por eso cuando escuchamos a Sindo, Corona u otro trovador de la primera mitad del siglo pasado nos parece vivir aquellos tiempos; y están las canciones de Silvio, Vicente, Noel y Pablo que reviven en ti emociones únicas de los años que los tocó cronicar en su juventud (que es una etapa fresca y desprejuiciada en la vida).
Hasta hoy no logro escribir por encargo, es como burocratizar la palabra y el sentimiento, pero canto sobre todo lo que alcancen mis ojos a ver.
Durante mi corto período de cantautor, varios artistas se han interesado en mis canciones y he tenido la oportunidad de escucharme versionar con ellos: los Muñequitos de Matanzas, el Coro de Cámara de Matanzas, Vicente Feliú, Pepe Ordaz, Tony Ávila y la solista vocal Carmen Lidia Mádem. 

Próximos proyectos

El proyecto más inmediato e importante que me circunda es la presentación del cancionero “Postal de Peces”, con la Editorial Vigía de Matanzas y con prólogo de Vicente Feliú.
Es una idea de Agustina Ponce, directora de la editorial, que en al año 2010 me propuso reunir un grupo de mis canciones para exponer texto y música en lo que significa mi primer cancionero.
El libro recoge 25 temas compuestos entre el 2006 y el 2010, entre ellos “Postal de peces”, una canción inédita compuesta en el año 2009 y dedicada a Matanzas.
Este jueves 22 de septiembre, me presento en la Casa del Alba Cultural en La Habana en el espacio habitual de Vicente Feliú y Canto de Todos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario