abril 14, 2014

¡Qué venga el Diablo!

Cuando era niño la Televisión cubana presentaba con una frecuencia abusiva algunos dibujos animados, sin embargo no me despegaba nunca de la TV. Uno recurrente: La historia del fuego (todavía lo veo y me crispo a carcajadas)... en una escena una mujer conectaba cables a la corriente desde su cabeza y mientras los hacía rezaba: “Ya no tengo que ir a la peluquería, sino, aaall hosspitaall.”
Sin dudas, además de causarnos risa y placer, aprendimos los niños de mi generación, muchos valores con los animados cubanos: Chuncha, Elpidio Valdez y aquellos salteados de Juan Padrón, sobre todo.
Extraño esa etapa de no saber más que imitar muñecos... el mundo actual, plagado de guerras y consignas, bandos, hambre, insalubridad, parece que termina (o lo acabamos) y ninguna “superpotencia mundial” se percata; y me recuerda, con absoluta claridad, la canción de cierre de mi animado preferido: “Que venga el Diablo, los batallones inquisidores de Lucifer. Que venga el Diablo, para llevarse a los hombres que no quisieron ver”

3 comentarios:

  1. Solo para agregar que el Diablo también pueden ser esos organismos internacionales que bombardean a los pueblos con el pretexto de "pacificar"y cuando matan a mucha gente inocente expresan que son "daños colaterales" o el presidente de cierta organización que dice une a las naciones celebra el asesinado de un líder, en fin...yo diría que se vaya el Diablo

    ResponderEliminar
  2. gracias Bárbara, que venga recoja los de su tipo, y se vaya, por supuesto.

    ResponderEliminar
  3. https://www.youtube.com/watch?v=N6E8wq2Trzg

    ResponderEliminar