septiembre 08, 2011

“Pobre del cantor...”

Fui un niño soñador: jugaba a los soldaditos y sus escopetas eran guitarras o pianos o micrófonos. El cajón de madera donde mi abuelo guardaba mis tesoros de aquella casa campestre, era el escenario para los grandes espectáculos donde mis pequeños amigos de verde olivo imitaban a Silvio, Pablo, Noel, Sara, Vicente, Amaury, Sabina y Serrat. Todavía no hacía canciones; en esos tiempos de inocencia prematura (porque la inocencia crece con el hombre y la mujer) tocaba claves y maracas con un trío de buenos músicos que dirigía mi papá.
El primer acorde que aprendí en la guitarra fue SOL MAYOR, con el que empieza “La gota de rocío” de Silvio, y “Yolanda” de Pablo.
Cuando en el preuniversitario preguntaban ¿quién es el mejor?, (porque esa cuestión está presente desde el inicio mismo del Movimiento de la Nueva Trova) nunca tuve la respuesta sentada en un columpio, hay comparaciones absurdas, y esa lo ERA.
Conocí a Silvio y a Pablo personalmente, en ocasiones distintas en este mismo siglo, durante un mismo año, y la emoción de aquellos segundos es inaludidle.
Por estos días de misivas electrónicas y respuestas a terceros, no he rasgado la guitarra, aunque quiero hacerlo más que nunca. Me da pena el ser humano, cuántas veces se equivoca y destruye los sueños de otros... leer y releer las declaraciones de Pablo, las notas de Silvio, las respuestas de Pablo... me hacen sentir como un hijo inválido. Aunque la realidad se exponga fiel, no hay manera de que pueda ser objetivo, no la quiero creer.
Algo si sé: el trovador es guerrero, humilde de la palabra, anti – mediático, fiel a su guitarra y su gente, a sus CANCIONES... tiene que haber un error, o los mensajes inmoderados de Pablo son bromas de mal gusto...
O crecí creyendo trovador a quien no lo era.

13 comentarios:

  1. REy: cuanta razón...yo callo, ante la sinrazón de ese odio o resentimiento que no comprendo por parte de Pablo. Quienes fuimos siguiendo desde SEgunda Cita los decires de estos días, sentíamos cuanto le costaba a Silvio hablar del antiguo amigo, sus palabras a Manuel R. fueron las que diríamos quienes tenemos historias de amistades perdidas pero creemos en la amistad...
    Ya ni siquiera importan las cosas de fondo, Manolín a quien me encantó leer lo dijo, todos tenemos un fragmento de verdad.....lo único que queda para mí son los hechos, Silvio cuidándose de hablar, y Pablo vomitando su resentimiento para con el.

    Me imagino tu sentir...bien dijiste lo que tiene que haber sido para un trovador ver esta disputa, para todos nosotros lo es.

    ResponderEliminar
  2. Esta lamentable y agria disputa entre Silvio y Pablo, dos grandes iconos de la música. Es un renglón más, en la triste historia de la nación cubana. La revolución, un proceso de tal conmoción y envergadura, creo, desde sus comienzos, profundas diferencias entre familiares y amigos. En ocasiones esas diferencias fueron avivadas y explotadas de un bando y del otro. Lamentables expresiones como: “Que se vallan, no los queremos, no los necesitamos” dirigidas a una parte de la sociedad que no creía o no compartía en el proceso, fueron abonando divisiones y actitudes que a su vez engendraron todas estas amargas discordias. La bronca de Pablo no era con Silvio, era con un tal Edmundo García, un Sr que muy cómodo, allá, en Miami, dicen que defiende la revolución. Cuidado su hoja de ruta dice muchas otras cosas. Pablo no menciono a Silvio directamente. Expreso su opinión sobre su propia actitud, cuando se negó a firmar la triste y famosa carta, respaldando el sistema, que claramente era respaldar en su momento, el fusilamiento de aquellos jóvenes cubanos. Un acto de barbarie a mi juicio. Silvio respondiendo comentarios en su blog, que lo incitaban (empujan pero no se dan golpes) a publicar su opinión, fue quien hizo la primera declaración directa. Siempre intuí que algo muy gordo paso entre estos dos viejos amigos. Pablo en su último comentario habla de una gran traición. Habla que Silvio vino a él llorando y no lo perdono, ni lo perdonara jamás. (Jamás, es una palabra muy contundente) Ahora, saldrán unos a ponerse de un bando, otros del otro. Justo en medio, veo sufrir la tan anhelada reconciliación y a la nación cubana ¡Qué pena! No sé cuando, pero algún día tendremos los cubanos, los de afuera los de adentro, todos, porque todos tenemos derecho, comenzar a edificar una nación nueva. Porque la patria señores, no es de un solo grupo y si lo es, no es para siempre. Hoy es viernes, termina la semana laboral. Este sábado, mesclare en mi Ipod las mejores canciones de Silvio y Pablo, para mí, pase lo que pase son y serán inseparables.
    Gracias por permitirme opinar.

    ResponderEliminar
  3. Miguel:
    Si nací escuchando a Silvio y a Pablo, y aprendía a tocar la guitarra y a hacer canciones por ellos, no creo que pueda odiarlos a ninguno. Tengo amigos fuera de Cuba con criterios varios y siguen siendo amigos, aunque entonces conversamos electrónicamente y nos entendemos siempre.
    Un sistema, como lo llamas, se equivoca tanto como un ser humano, porque no cayó del cielo, precisamente lo construyen los humanos.
    No soy de sumarme a bandos, porque casi siempre los dos tienen algo de razón, la cuestión es por qué luchan y cómo lo hacen. Conozco miles de comentarios a cerca de la ruptura entre Silvio y Pablo, pero ambos siempre se cuidaron respetar al otro, sobre todo por obediencia a la gente que en un momento los llamaban Silvio Milanés y Pablo Rodríguez. Leí y releí la contestación de Pablo a Silvio y no entendí porqué luchaba, y menos el método que utiliza para hacerlo: declaraciones a TV y Radio Martí, los mismos medios mediáticos que sobredimensionan la actualidad cubana (es vergonzoso), y unas ofensas nada éticas para el mundo publicitario (aún el más miserable).
    ¿Sabes quién tiene la culpa Miguel?: la intolerancia humana, el oportunismo…
    Ayer después de escribir el texto que comentas escuché tres discos de Pablo, y me emocioné como la primera vez, entre las canciones… La vida no vale nada, Yo me quedo, Pobre del cantor, Sandra, La novia que nunca tuve…
    Si tuviste la oportunidad de escucharlos en serio dime la verdad: ¿No te parece que el Pablo trovador no tiene nada que ver con el que escribe tales ofensas?
    Gracias por la opinión.

    ResponderEliminar
  4. Un hombre Rey tiene derecho a cambiar de opinión. A rectificar el rumbo, si así lo desea. Millones de cubanos lucharon por la revolución, después pagaron con su vida o con la cárcel porque lo que se implanto en Cuba no tenía nada que ver con lo que se anuncio para que el pueblo se uniera a la causa. Muchos creen que los que verdaderamente traicionaron la revolución fueron los que se quedaron con el poder. ¿Qué le parece? Esa opinión también hay que respetarla. Yo nací y crecí en un Central de la provincia de Matanza, en Cuba, escuchando a Silvio y a Pablo y su música me acompaña siempre. Me molesta, me duele verles en esta diatriba. Le advierto algo, he tenido grandes diferencias con Pablo. Y a Silvio, no le acepto muchas cosas, por ejemplo, recientemente en su Blog, en una respuesta a Manolín el médico de la salsa, dijo: “Fidel es nuestro Padre” Mi Padre Rey se llamo, José Miguel Grillo y no lo cambio por ninguno, tengo sobradas razones para rechazar esa paternidad que Silvio insiste en implantarnos a todos. Quizás usted no, y si es así, eso se lo respeto. Ojala le dé usted a Pablo, no el beneficio de la duda, si no el derecho a elegir. No se usted, pero muchos no quieren morirse como vivieron. Y eso Sr Montalvo también hay que respetarlo.
    Un saludo.
    Atentamente.
    MGM

    ResponderEliminar
  5. Silvio y Pablo. Cartas abiertas y otras cosas del culebrón. (I)
    http://doblenueve.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  6. no creo que rey haya faltado al respeto a los que piensan diferente, al contrario. pero miguel, hay que tener en cuenta que ese es su criterio y también lo defiende como tú el tuyo. y en el texto no hay beneficios de dudas, hay seguridad de que eso que dijo pablo, se malinterpretó por oportunistas que buscan cualquier hueco para meterse y abrirlo más. ni pablo, ni silvio, ni rey, ni miguel...todos tenemos un poquito.

    ResponderEliminar
  7. ...ya no quiero hablarte de otras cosas, tan dignas, tan hermosas, con esas yo me quedo..."
    eso lo escribió Pablo Milanés

    ResponderEliminar
  8. De acuerdo Yosbel. Y te digo mas, desde este rinconcito, te envío a ti y a Rey un respetuoso abrazo. Yo no busco abrir heridas, yo solo aspiro a acariciar cicatrices, que mi hermano, son muchas.

    ResponderEliminar
  9. Muchas cicatrices y muertos Miguel, como Abel Santamaría (que le sacaron los ojos miserablemente) y tuvo aquella hermana tan grande que sobrevivió para levantar la cultura en Cuba, y amar y defender, entre otras personas, a Pablo Milanés. Otro abrazo Miguel.

    ResponderEliminar
  10. Muchos de los que asesinaron a Abel, fundaron en su “exilio” Radio Martí, la emisora que difunde la mentira y el odio, y la separación. La culpable de que muchos no se estrechen la mano.

    ResponderEliminar
  11. Rey, desgraciadamente, en este tema, como en tantos otros, ha habido mentiras, tergiversaciones y manipulaciones de muchas partes...Pablo sigue siendo guerrero, humilde de palabra, antimediatico y sobre todo, fiel a su guitarra, a su gente y a sus canciones...solo que la realidad no siempre es tan fiel a los sueños...Cuando quieras conversamos. Besos

    ResponderEliminar
  12. Rey, qué lindo lo que escribes... estoy de acuerdo contigo. Y Pablo y Silvio me seguirán gustando igual, tan diversos y parecidos como son en su música y pensamiento... No porque crea que se puede separar la obra artística de la personal, sino porque tampoco quiero creer que Pablo haya dicho tanto o así, o al menos de esa manera.

    ResponderEliminar
  13. Natasha, gracias por el comentario.
    Estoy consiente de la manipulación mediática, y más si se trata de política. Me gustaría que habláramos, porque quisiera estar equivocado.
    Otro beso para ti.

    ResponderEliminar